|

Mejora tu concentración

diciembre  2016 / 13

“He aprendido a eliminar todos los pensamientos innecesarios mientras estoy en la pista. Simplemente me concentro. Me concentro en las cosas tangibles, en la pista, en la carrera, en los tacos, en las cosas que tengo que hacer. La multitud se desvanece y los otros deportistas desaparecen y ahora se trata solamente de mí y de esta única calle”

(Michael Johnson)

sports-679594_960_720
En numerosas ocasiones, los deportistas, atribuyen su bajo rendimiento a una falta de concentración o a la tensión que les producen algunas situaciones en su práctica deportiva. A menudo, esta ejecución no refiere únicamente a una falta de habilidad física, sino con una falta de habilidades/capacidades psicológicas.

Una de estas capacidades psicológicas importantes para un buen rendimiento deportivo es la concentración. Esta capacidad, así como otras, no es innata y por ello es posible entrenarla y mejorarla. En este artículo abordaré su importancia así como algunas técnicas para optimizar nuestro nivel de concentración.

 

Pero, ¿Qué es la concentración?

La concentración es la capacidad de mantener el foco en las señales relevantes del entorno. La concentración es básicamente un proceso mediante el cual se rechaza la información irrelevante y se hace foco únicamente en lo que refiere a la tarea específica que estamos desempeñando. Es decir, estar concentrado es igual a “estar metido” en aquello que estamos haciendo sin que nada nos distraiga.

 

¿Por qué es tan importante la concentración en el deporte?

El deporte requiere de una buena dosis de concentración, pero no siempre nuestra concentración es la adecuada. Pueden ser varias las circunstancias o situaciones, tanto internas como externas, que pueden perjudicarla.

Mantener la concentración es primordial durante el desempeño deportivo, ya que frecuentemente, este hecho puede marcar la diferencia. Los deportistas de élite son reconocidos por su gran capacidad de concentración y su mantenimiento.

A lo largo de la práctica deportiva, muchos deportistas reconocen que tienen problemas de concentración debido a las dificultades que encuentran para focalizar su atención en las señales idóneas ya que se distraen con otros pensamientos sucesos y emociones.

Hay que destacar que para un deportista no siempre es fácil seleccionar los momentos oportunos o los estímulos adecuados en los que concentrarse, unas veces porque encuentran problemas para mantener la concentración durante un período largo y, otras, porque concentrarse en un único aspecto y olvidarse del resto le resulta enormemente complicado.

Cada deporte, según sus características, tiene unas demandas de concentración específicas; y es importante comprenderlas bien para prepararse convenientemente.

pilot02

¿Cómo podemos mejorar nuestra concentración? Estrategias

Para mejorar la concentración es necesario el aprendizaje y dominio de técnicas para mejorarla.  Algunas de ellas son:

  1. Establecimiento de objetivos. Los objetivos modifican el rendimiento influyen en el esfuerzo, la persistencia, la dirección de la atención, motivación y el desarrollo de estrategias. Plantéate objetivos antes de empezar la temporada, te ayudará a centrarte en aquello que realmente quieres conseguir.

 

  1. Prepararse adecuadamente. Si te preparas a conciencia tienes más probabilidades de que consigas tu objetivo. Anticipa posibles dificultades u obstáculos y plantea alternativas. Esto evitará que nos distraigamos ante posibles adversidades.

 

  1. El control visual. Es un método eficaz para conseguir focalizar y mantener la atención en aquello que es relevante en nuestra ejecución deportiva. Los ojos, al igual que nuestra mente, tienden a abarcar todo aquello que nos rodea y, en ocasiones, pueden llegar a centrarse en variables que no atañen al desempeño (los gritos del público, el comportamiento de los compañeros,…). Esto hace que nos alejemos de centrarnos en nuestros objetivos. La clave está en que nuestros ojos se ciñan en señales que nos ayuden a concentrarnos en aquello que queremos lograr. Por ejemplo, mantener los ojos mirando al suelo o en un punto determinado.

 

  1. La utilización de palabras clave. Se utilizan habitualmente para desencadenar una respuesta concreta en los deportistas. Las palabras clave pueden ir orientadas a dar una instrucción (flexiona más las rodillas, mira la pelota, estira el brazo,…), o una advertencia (bien, así, aguanta,…). La clave está en escoger palabras sencillas que provoquen, de forma automática, la respuesta deseada. Las mismas palabras clave no son universales para todos los deportistas, escoge las que te puedan orientar a conseguir tu objetivo.

 

  1. La concentración en el aquí y ahora. Nuestra mente tiende a quedarse fijada en errores pasados, o recordar aquello que no hemos realizado con anterioridad. Por otro lado, también puede orientarse hacia el futuro para saber, por ejemplo, cómo acabará la competición. El centrar nuestra atención en el pasado o en el futuro nos distrae del presente y sólo puede crearnos problemas atencionales. Ceñirse en el presente te da la opción de resolver aquello que tienes delante, en el pasado o en el futuro, no podemos hacer nada. Si nuestra mente se va del presente podemos hacer uso de palabras clave para volver a concentrarnos en el presente.

 

  1. Utilización de rutinas. Es otra estrategia que puede ayudar al deportista a mantener y desarrollar su nivel de concentración. Por rutina entendemos aquel comportamiento que el deportista repite de forma sistemática porque considera que es provechoso para su rendimiento. Por ejemplo, rutinas antes de la competición relacionadas con el calentamiento, alimentación, o en una determinada acción (por ejemplo, si eres tenista, y vas a sacar, concéntrate en tus pasos, tu respiración, visualiza la pelota pasando al campo contrario,…).

 

  1. Centrarse en aquello que depende de nosotros. Muchas veces, queremos controlar todo aquello que nos rodea y esto nos hace sentir inseguridad, dudas,… Es imposible controlarlo todo. Hay un refrán que dice: El que mucho abarca poco aprieta. Centrarnos en aquello que depende de nosotros (nuestra preparación, objetivos,…) y olvidarnos de aquello que no podemos controlar nos ayudará a tener una mayor confianza, una mayor sensación de control y a concentrarnos mejor en aquello que tenemos entre manos.

La concentración es vital para optimizar el rendimiento en el desempeño deportivo. En este artículo se han expuesto algunas de las estrategias utilizadas por psicólogos del deporte para trabajarla y mejorarla.

Cuando un deportista sufriera de un problema de concentración seria deseable evaluar el porqué le sucede, cuales son las causas que lo originan y plantear un plan de acción para resolverlo. Asimismo, con un deportista que quiera mejorar su concentración se puede evaluar cual es su nivel y detectar que necesita para optimizarla.

Un psicólogo deportivo puede ayudarte de una forma personalizada a conocer tu nivel de concentración y a establecer técnicas y estrategias para mejorarla.

 

Entrena tu mente… & ¡Be Positive!