|

Deporte en familia: Concilia

noviembre  2019 / 9

“Ayuda a los demás a convertirse en personas motivadas guiándolos a la fuente de su propia energía”.
(Paul G. Thomas)

Muchas veces la falta de tiempo, la incompatibilidad de las diferentes áreas de nuestra vida, los ritmos actuales, entre otros, son motivos por los que uno se distancia de sus actividades de ocio o incluso las abandona. Los amantes del deporte no se escapan de esta realidad. Realizar ejercicio físico con regularidad nos requiere un cierto tiempo que a menudo no nos sobra.

En determinadas etapas de la vida esto no supone ningún tipo de problema. Gozamos de nuestro tiempo haciendo uso y beneficio de él como mejor nos place. Pero si contamos con una pareja estable (no deportista) la situación se complica. Si al hecho de tener una pareja le sumamos unos maravillosos hijos, el cóctel está servido para que te quede muy poco tiempo para disfrutar de tiempo libre.

Así que si no quieres renunciar a tu practica deportiva, a desconectar de la rutina cotidiana haciendo lo que más te hace vibrar te recomiendo la opción de renovar antes de morir y practicar deporte con aquellas personas que te rodean, ya sea con tu pareja, ya sea con tus hijos o mejor aún, todos juntos.

Puede que ahora estés pensando que ellos no poseen el mismo nivel que tú, que no estén interesados en practicar deporte, que no es lo mismo salir en familia que con la grupeta de amigos. Estas en lo cierto. No, no es lo mismo si lo miras desde el punto de vista del rendimiento inicialmente. Pero si tienes en cuenta los beneficios que os presentaremos ahora, quizás veas otras motivaciones igual de potentes para compartir  tu práctica deportiva con tu pareja y/o hijos.

Beneficios de la práctica deportiva en pareja

La práctica deportiva es sumamente saludable en todos los sentidos. Realizarlo en pareja te ayudará a reforzar el vínculo con ella además de mantener el hábito hacer deporte con asiduidad sin que esto suponga un problema en la pareja. Entre los beneficios de compartir tu práctica deportiva con tu pareja esta:

1. Motivación mutua al cuadrado. Hacer ejercicio con tu pareja supone un aliciente que puede motivarte en esos días que no quieras hacer nada. Además de enseñarle (con paciencia) una actividad saludable que te apasiona podrás apoyarte en ella, y ella en ti, en cada momento que flaqueéis, ayudaros a sobreponeros y seguir adelante.

2. Refuerza la vida sexual. Un beneficio importante de la práctica deportiva es que mejora la capacidad sexual, por lo que vuestras relaciones se verán también consolidadas en ese aspecto.

3. Alcanzad objetivos comunes. Planificar juntos, luchar por conseguir una meta conjunta hace que fortalezcáis vuestro vínculo y vuestra unión como pareja. Existen competiciones por parejas y, quien sabe, con tiempo y dedicación quizás podríais proponeros realizar alguna prueba juntos.

4. Compartir tiempo de calidad juntos. Si no tenéis mucho tiempo para veros, hacer deporte juntos es una oportunidad magnífica para dedicarlo a vosotros haciendo una actividad saludable.

5. Compartir un hobbie. Si incluyes a tu pareja y que esta forme parte de lo que te gusta, al final se convertirá en una actividad vuestra aún más agradable.

6. Acabar con la monotonía. El deporte en pareja es también un gran aliciente para combatir la rutina que puede haberse instalado en la relación a causa de los ritmos cotidianos y del aumento de las responsabilidades.

7. Evitar conflictos. Por último, pero no menos importante, el ejercicio físico es un gran enemigo de las discusiones de pareja. Realizad deporte juntos y veréis cómo se reducen los problemas.

Beneficios de la práctica deportiva en familia

Así cómo existen ventajas de practicar el deporte en pareja, si lo haces en familia también contribuirás a que tus hijos se beneficien de practicar deporte con asiduidad. Veamos algunos aspectos positivos:

1. Mejora de la comunicación y del vínculo. Cuando se hace ejercicio en familia se crean buenos canales de comunicación con todos los integrantes del círculo familiar y se refuerza el vínculo entre ellos.

2. Transmisión de valores. Al hacer ejercicio en familia, los padres como referentes, estamos transmitiendo a nuestros hijos valores como el esfuerzo, la perseverancia, el compañerismo, mejorando su tolerancia a la frustración, reforzando su autoconfianza y reforzando su autoestima. Les estaremos enseñando que cuando se quiere obtener algo en la vida hay que poner empeño y esfuerzo. ¡Y todo esto haciendo lo que más nos gusta!

 

3. Hábitos saludables. Los adolescentes son más susceptibles a adoptar malas costumbres como la ingesta de alcohol, tabaco u otro tipo de drogas. Si logramos que nuestros hijos se inclinen por algún deporte disminuye considerablemente la probabilidad que caigan en algún vicio y en malos hábitos. Por el contrario, les aportamos una filosofía de vida saludable que incluye una buena alimentación, unos horarios de descanso, diversión saludable y un espacio (deporte) donde poder realizarse como deportistas y como personas.

4. Más motivación. Está demostrado que cuando se realiza ejercicio en grupo las personas incrementan el tiempo de entrenamiento y su rendimiento es mucho mejor que si lo hacen solos. Obtener ánimo y apoyo por parte de tu familia mejora la autoestima, y nos ayuda a plantear nuevas metas.

5. Evita el sedentarismo y el sobrepeso. Al realizar deporte de forma continuada evitamos que nuestros hijos caigan en el sedentarismo existente por actividades de ocio pasivas (videojuegos, móvil,..) o por la falta de tiempo de los padres y padezcan de sobrepeso. En el caso de que la práctica deportiva escogida sea realizada en la montaña o en un medio natural además proporcionamos a nuestros hijos la posibilidad de realizar una actividad al aire libre y disfrutar así del contacto con la naturaleza fuera del estrés metropolitano.

6. Bienestar psicológico familiar. Realizar ejercicio físico ayuda a reducir el estrés, la ansiedad, la depresión lo que promueve el bienestar psicológico de toda la familia.

Como veis existen numerosos motivos por los cuales compartir tu afición con tu pareja y/o familia puede llegar a ser muy gratificante y constructivo para todos. Al mismo tiempo que mantenemos la propia actividad sin tener que dejar colgado el deporte por falta de horas. Así que si no lo has probado aún, no lo pienses más y busca el día para empezar.

Date tiempo, al principio puede ser frustrante y desmotivador pero, ¿quien ha aprendido algo bien en un día? Se trata de marcarse pequeños objetivos y no presionarse excesivamente en un inicio por los resultados. Recuerda tus inicios, seguro que también tuviste que superar diferentes obstáculos antes y pasaste situaciones que de no haber perseverado te hubieran llevado a abandonar. Al final lo importante es lo que podemos llegar a aprender del trabajo en equipo y lo que esta práctica puede aportarnos.

Entrena tu mente… & Be Positive!